images

Al contrario de lo que se piensa, la genética no es la única ni la mayor responsable de los signos de envejecimiento reflejados en la piel. Su contribución es de un 25%, mientras que otros factores externos, que de alguna manera se pueden controlar, influyen en el 75% restante.

El estrés, el alcohol y la comida basura, por ejemplo, dibujan un rostro al menos 5 años más envejecido en nuestra piel.

Tomar alcohol en exceso repercute de forma directa sobre la vitamina A que almacenamos en nuestro cutis. Como consecuencia, la flexibilidad de la piel se pierde de forma más rápida, las temidas arrugas y líneas finas aparecen antes y, además, se genera más cantidad de piel muerta.piel-estropeada

El alcohol afecta a las fibras de colágeno igual que el tabaco y las consecuencias son claras:

  • Cara contraída.
  • Cara demacrada.
  • Cara arrugada.
  • Ayuda al desarrollo del acné.
  • Produce daño hepático, que provoca que la piel se haga opaca y de un color pálido y amarillento.
  • Agrava los brotes de rosácea y psoriasis.
  • Promueve la aparición de celulitis. Este tipo de bebidas provoca retención de líquidos.
  • Hace que los vasos sanguíneos se dilaten permanentemente y, por tanto, que salgan arañas vasculares.

 

Centro de Estética Susana Basurto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Post Navigation