moda

Está claro que todas queremos ir a la moda y lucir las últimas tendencias, pero siempre dentro de unos límites. Desde muy pequeña he oído la dichosa frasecita de: “Para estar guapa hay que sufrir”. Frase que te acompaña el resto de tu vida, sobre todo en aquellos momentos en los que vas a depilarte o cuando te tienes que subir a unos tacones de infarto. Pero una cosa es este tipo de sufrimiento que es circunstancial y otro muy diferente son los problemas o dolencias que te puedas generar por seguir una tendencia concreta.

zapatos-tacon

Pongamos un par de ejemplos para que me entendáis lo que os quiero decir. Todas sabemos que el abuso de los tacones puede provocar problemas en los pies e incluso en la espalda y que el uso de zapatos de horma estrecha produce deformaciones en los pies. El uso ocasional de estos modelos de zapatos no genera un problema, pero el uso continuado de los mismos sí puede llegar a generarte problemas; por ello, hay que tener precaución. Una cosa es querer estar guapa y otra muy distinta es que para conseguirlo todo valga.

modas

Otro ejemplo de tendencias de moda que pueden generar en problemas es llevar el bolso colgado del antebrazo. Los bolsos de uso diario suelen ser grandes y normalmente van cargados hasta los topes; llevamos lo que necesitamos y todo los “por si acaso” que se nos ocurren. Si este bolso grande y lleno, lo llevas de forma continuada colgado de tu antebrazo, te puede llegar a producir una inflamación de los tendones del hombro, esguinces e incluso desgarramientos musculares.

 

Después de esta gran introducción, ya tenemos muy claro que tenemos que lucir guapas pero también sanas. Ahora vamos a comentar algunos errores que cometemos, seguro que sin darnos cuenta, por seguir las tendencias de moda.

 

La impaciencia a la hora de estrenar las prendas puede ocasionarnos picores.
Muchas prendas llevan apresto, que es una sustancia que hace que la ropa conserve su color y tersura, a pesar de pasar meses en almacenes y tiendas. Para eliminar esta sustancia, basta con que lavemos la prenda antes de utilizarla. Esta sustancia puede provocar sarpullidos y reacciones alérgicas en pieles muy sensibles.

 

Lo cómodo también puede ocasionar lesiones.

bailarinas

El abuso del calzado que llamamos cómodo, como pueden ser las famosas bailarinas, muy de moda estos últimos años tanto en temporada de invierno como en la temporada estival, puede llevar a lesiones de tobillo e incluso fascitis plantar. Se trata de unos modelos de zapatos muy cómodos, pero en ocasiones algunos modelos no protegen el arco del pie o no llevan la suela lo suficientemente acolchada para que tu pie no sufra las irregularidades del pavimento, lo que puede provocar una sobrecarga del tobillo y de la zona lumbar. Lo correcto siempre es un término medio: alternar los zapatos planos con los tacones o las cuñas.

 

Comprar prendas de una talla inferior a la tuya.

estilismos

Este es un gran error que aún en nuestros días siguen cometiendo muchas mujeres cuando van de compras. Se compran una talla más pequeña bien porque la suya se encuentra agotada o bien porque pretenden adelgazar (primero debes adelgazar y luego ya comprarás esa talla más pequeña). El vestir con prendas de una talla inferior no sólo es incómodo y las prendas tienden a no sentar bien, sino que además afecta a nuestra respiración al oprimir el diafragma, ralentiza nuestro metabolismo al presionar nuestro estómago e incluso puede llegar a afectar al cuello, hombros y cabeza provocando una tensión muscular generalizada. Asimismo, no se nos puede olvidar que el abuso de pantalones muy ajustados, aunque sean de tu talla, puede producir a largo plazo un adormecimiento y calambres prolongados en tus piernas.

 

Los cosméticos tienen fecha de caducidad.
Los cosméticos tienen una vida, por lo que llegados una fecha los mismos deben de ser renovados, para así evitar posibles infecciones. Un producto de cosmética que se encuentra abierto es un foco de acumulación de bacterias, que son las encargadas de provocarnos las infecciones.

 

La talla del sujetador correcta.

tallas-sujetador

Es súper importante que conozcas cuál es tu talla de sujetador y muy pocas mujeres la conocen. En primer lugar, porque si tú llevas la talla de sujetador correcta la ropa te sentará muchísimo mejor que si llevas una talla equivocada. Y no sólo esto, el llevar una talla errónea te puede producir heridas o rozaduras debajo del pecho e incluso puede generarte una mala postura de la espalda, con los consiguientes dolores de la misma. Antes de ir a comprar un sujetador, debes medir tu contorno y tu copa para saber cuál es exactamente tu talla.

 

En resumen, ten siempre en cuenta que la moda la marcas tú y que eres tú. Que la moda no existiría si las personas no la consumiríamos. Por ello, el estar guapa no significa un sufrimiento permanente. Las tendencias son simplemente moda y la moda es efímera y pasajera, al final lo importante siempre serán las personas y sus estilos propios.

 

Estibaliz Domínguez
Asesora de Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Post Navigation